He de servirme del dolor, para expresar
la ira en forma de silencio, el humo de sueños que conjuramos

vencidos por deseos fallecidos, inertes por el olvido
tu olvido, que en mi, es deseo de eterno incumplimiento.


Tu infame tortura en forma de desdén,
que obliga a mi ser a sobrevolar tu alma de hielo
esquivando los aterradores aullidos de tu corazón
y ocultando mis ganas de decirte cuanto te quiero

Y agrietar el cielo con gritos de desesperanza
castigándote con ausencias en breves ríos de tinta
refugiando en palabras los llantos de tu desprecio
que acrecentan de lleno mis ansias por odiarte
y que solo consiguen consumirme en tu recuerdo.

He de apoyarme en mis sueños, para olvidar
lo inútil de describir añoranzas, la tristeza perenne,
la sublime actitud del desamor de un idiota
y la escasa cordura de un amante sin amor.

Y vuelvo a rasgar las nubes, como almohadas con tu cara,
buscando respuestas a una pregunta olvidada,
que encuentran incredulidad cada vez que me miras,
descubriendo que no hay fuego que avivar,
y que ni el agua mas fría extinguiría
la gélida llama de la que hemos sido cómplices.

Sadteen ( Blogero Invitado )